Carta del Hermano Mayor
13/04/2018  //  Por:   //  Noticias  //  Sin comentarios

Querido hermano de Jesús. Querida hermana de Jesús:

Hace unos días tuvimos la inmensa fortuna de vivir juntos, y en Hermandad, los días más importantes del calendario litúrgico.

Un año más, y como esta Real Hermandad viene haciendo desde tiempo inmemorial, cientos de hermanos y hermanas de Jesús se volcaron en nuestras tradicionales procesiones y representaciones de Semana Santa.

Quiero aprovechar la ocasión para agradecer a la Junta de Gobierno y a los hermanos y hermanas participantes como nazarenos, hombres y mujeres de trono, acólitos, mantillas, miembros de nuestras Bandas o intérpretes de nuestras representaciones su más que probado esfuerzo y compromiso.

Todos los que formamos la Hermandad y vivimos el mundo de la Semana Santa sabemos que el esplendor de las procesiones y representaciones del Jueves y Viernes Santo, Sábado de Gloria y Domingo de Resurrección no es sino el fruto de muchas horas de trabajo callado. De largos meses de preparación y ensayo y, en definitiva, de pequeños, y a veces no tan pequeños, esfuerzos cotidianos que nadie ve, y que creo que es justo reconocer en estas líneas.

Esfuerzos que nos brindan el gran premio de vivir estos días en Hermandad. Juntos. Cada uno en su lugar, pero todos juntos junto a “Padre Jesús” y a su Bendita Madre del Mayor Dolor. Como esa gran familia que somos los “Moraos”. Una familia que lleva a las calles de Alhaurín el Grande a sus Sagrados Titulares compartiendo, generosamente, su majestad y grandeza. Llevando a cada rincón el consuelo de su mirada, y el mensaje de Fe, Esperanza y Caridad que nos transmiten. Porque nuestras Sagradas Imágenes son,  principalmente y ante todo, un medio para acercarnos a Dios.

Y ese es el verdadero sentido de una tradición que nos liga a nuestros antepasados, que vivimos en familia y como Iglesia, y que nos hace sentirnos plenamente orgullosos de ser “Moraos” y alhaurinos.

Durante todas nuestras procesiones y representaciones, tanto la Comisión de Coordinación como la de Albaceria de Procesión pusieron un exquisito cuidado en el cumplimiento de los horarios. Un empeño en el que la Junta de Gobierno que presido viene trabajando desde el pasado año, y que ha dado unos magníficos frutos.

Las salidas procesionales de Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima del Mayor Dolor y Nuestro Padre Jesús Resucitado no sólo se hicieron sobre los generosos y esforzados hombros de nuestros hermanos y hermanas, a quienes agradezco enormemente su compromiso y entrega, sino también con los sones de nuestras magníficas formaciones musicales, compuestas por miembros de esta Hermandad. Me refiero a nuestra Banda de Música, y también a las de Cornetas y Tambores de los “Boinas Negras” y “Boinas Morá”. Quiero dar las gracias a sus miembros por la gran labor desarrollada acompañando a nuestros Sagrados Titulares. Y los felicito, también, por su constancia a lo largo del año y el magnífico acompañamiento que han brindado a las hermandades de Ventas de Zafarraya, Coín, Álora, Marbella y Alhaurín de la Torre.

En el cortejo procesional del Jueves Santo, y por segundo año consecutivo, participó, también, una amplia representación del Cuerpo Nacional de Policía, con el que el pasado Viernes de Dolores realizamos un Acto de Hermanamiento. Agradezco al Ilmo. Sr. D. Francisco López Canedo, Comisario-Jefe de la Comisaría Provincial de Málaga, su amabilidad, sus atenciones y, sobre todo, su presencia en Alhaurín el Grande. La Policía Nacional no sólo ha añadido empaque, seriedad y brillantez a nuestro desfile procesional del Jueves Santo, sino que ha engrandecido, de forma muy notable, el conjunto de la Semana Santa alhaurina.

Una Semana Santa en la que la Juventud es la protagonista absoluta. Nunca podríamos pagar el esfuerzo, el empuje y la contagiosa ilusión de los jóvenes de nuestras representaciones. Ellos y ellas desarrollan una catequesis plástica que convierte Alhaurín el Grande en una nueva Jerusalén que resucita, al tercer día, en la luminosa mañana del Domingo de Resurrección. Un día en el que la presencia de las autoridades, Hermandades y asociaciones, de dentro y fuera de Alhaurín el Grande en nuestra procesión continúa incrementándose y añadiendo esplendor a Nuestro Padre Jesús Resucitado cuyo trono, como novedad este año, fue escoltado por la Guardia Civil.

No quisiera terminar esta carta sin dar un último agradecimiento a Comisiones que como Albacería, Tesorería, Relaciones Públicas, Liturgia y Secretaría han realizado también un magnífico y silencioso trabajo para alcanzar el éxito obtenido. También a los Mandos de procesión, siempre atentos y colaboradores, a los Capataces y Capatazas de Trono, buenos encargados de guiar los pasos de nuestros Sagrados Titulares y, cómo no, a nuestro Taller de Bordado, que cumple su décimo aniversario incrementando, muy sensiblemente, nuestro patrimonio en la calle. Todos juntos, con nuestro trabajo y esfuerzo, hacemos grande a la Hermandad.

Agradezco, por último, a nuestro Excmo. Ayto. su valiosa e inestimable ayuda y colaboración para hacer posible nuestras procesiones y representaciones. También a todas aquellas personas que han contribuido al esplendor de una Semana Santa, la de 2018, auténticamente única e irrepetible y que, pese a las malas previsiones meteorológicas iniciales, pudo desarrollarse de forma íntegra.

Con el deseo de darte, también, este agradecimiento en persona, te cito para que asistas a los Solemnes Actos y Cultos que celebraremos el próximo 28 de abril con motivo del LXXVII Aniversario de la actual imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno.

En espera de tu asistencia, recibe un fuerte abrazo de tu Hermano Mayor.

 

Salvador David Pérez González.

Hermano Mayor.

 

Sobre el Autor:

Dejar una respuesta