ACTUALIDAD
Volver al histórico >>
Imagen Pulse para ampliar >>

Imagen Pulse para ampliar >>

Imagen Pulse para ampliar >>

EL COLOR “MORAO” TOMÓ LAS CALLES DE SANTIAGO DE COMPOSTELA EN UNA JORNADA IRREPETIBLE
El color "Morao" tomó las calles de Santiago de Compostela en la histórica jornada del 30 de julio.  La bella ciudad, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO fue testigo desde por la mañana del paso de los peregrinos de nuestra Hermandad, que realizaron durante la mañana una completa visita cultural guiada que les llevó a conocer lugares tan emblemáticos como el Convento de San Francisco, el antiguo Hospital de San Jerónimo, (actual sede del rectorado de la prestigiosa Universidad Compostelana),  las Plazas de la Azabachería y las Platerías, el Hostal de los Reyes Católicos y como no, la ineludible Plaza del Obradoiro y la Catedral compostelana.

Precisamente en el templo mayor de la ciudad, y como manda la tradición fueron muchos los peregrinos de nuestra Hermandad que hicieron cola en la Plaza Quintana para entrar por la Puerta Santa, que se abre únicamente en Año Jacobeo. Una vez dentro, el objetivo era claro. Subir la angosta y pronunciada escalera hasta el Altar Mayor para abrazar la imagen del Patrón de nuestro país y visitar, posteriormente, la Tumba del Apóstol Santiago y de sus discípulos Atanasio y Teodoro.

Si la mayor parte de los hermanos y hermanas de Jesús hicieron la visita durante la mañana, otros muchos, entre los que se encontraban el Hermano Mayor y casi todos los miembros de la Junta de Gobierno y Consejeros postergaron la ineludible cita a la sobremesa. En la cola, el Consejero Sebastián Gómez García nos recordaba emocionado el paso por la Puerta Santa de un buen número de hermanos de nuestra Hermandad a comienzos de la década de 1980 en una peregrinación que supuso un precedente de la celebrada en este histórico 2010. Casi treinta años separan dos estancias unidas, tanto ayer y hoy, por el sentimiento "Morao" y la devoción a Santiago Apóstol.




Copyright 2017® - HERMANDAD DE NUESTRO PADRE JESÚS NAZARENO
- Todos los derechos reservados -