ACTUALIDAD
Volver al histórico >>
Imagen Pulse para ampliar >>

Imagen Pulse para ampliar >>

Imagen Pulse para ampliar >>

LA PROCESIÓN DE LAS TRES CAÍDAS VOLVIÓ A SER LA MÁS INTENSA Y SEGUIDA DE LA SEMANA SANTA ALHAURINA

Decir Viernes Santo en Alhaurín el Grande es decir procesión de las Tres Caídas. Un desfile que vuelve a afianzarse, como cada año, en la procesión por excelencia de nuestra localidad. La que más gente congrega en las calles. La que más expectación genera. La que más elogios levanta. Simplemente, fervor, tradición y Semana Santa alhaurina en estado puro. 

Así, no es de extrañar que no quedara ni un hueco en las aceras ni, por supuesto,  en los varales y que la tarde del día más sagrado del año volviera a vestirse inequívocamente de morado. El adelanto de los Santos Oficios, decisión tomada por la Parroquia merced a una generosa solicitud de nuestra Hermandad, destinada a garantizar el mayor lucimiento de una jornada en la que también procesiona la otra corporación pasionista de la localidad, hizo que los actos se adelantaran sensiblemente con respecto a años anteriores.

A las 17:00 horas comenzaba el desfile de los personajes del Paso por las calles Nueva, Candilejas y Plaza Alta, lugar donde se realizó la recogida de portadores y portadoras de trono. La comitiva, acompañada por la Banda de Cornetas y Tambores de la Hermandad  y la de la Fundación de Nuestro Padre Jesús Nazareno continuó su recorrido por las calles Cruz, Real y San Sebastián hasta llegar a la Ermita. A partir de las 17:40 se desarrollaron en la Plaza Nueva las tradicionales representaciones de la Segunda Parte del Juicio de Jesús ante Pilato, Flagelación, Condena a Muerte y Entrega de la Cruz. El público, que abarrotaba el recinto, tuvo ocasión de asistir al Paso más célebre de nuestra Semana Santa, que se desarrolló de una manera prácticamente perfecta. En el escenario, Pilato (Juan José Santos) volvió a condenar injusta y cobardemente un año más a Jesús para que la tradición y el sentir de todo un pueblo siguieran su curso. Y ello a pesar de las prudentes advertencias de su mujer Claudia Prócula (magistralmente interpretada por Irene Cortés) que no impidieron que el Centurión de la Primera Escuadra, Juan Diego Cordero, acercara, por orden del Procurador Romano, la Cruz a Jesús y lo condujera en su marcha hacia el Gólgota por la Jerusalén alhaurina.

Acabada la escenificación, la Cruz Guía de nuestra Hermandad salía puntualmente de la Ermita cuando apenas pasaban unos minutos de las 18:30, figurando en la cabeza, un año más, la Banda de Cornetas y Tambores con Escuadra de Gastadores y Guiones de la Hermandad. Las aceras volvieron a llenarse de miles de alhaurinos y visitantes para contemplar el desfile por excelencia de la Semana Santa alhaurina y en el que se representaron las esperadas escenas del Encuentro con el Cirineo, la Primera Caída, el Encuentro con la Virgen María, , el Encuentro con la Verónica, el Encuentro con las Mujeres de Jerusalén, la Segunda Caída, la Tercera Caída y la Llegada al Gólgota. Tras la Cruz, se estrenó en el papel de Simón Cirineo el hermano Antonio Jesús Fernández Rueda, que estuvo magníficamente acompañado por los nuevos "Tirones" Juan Manuel Carrasco y José Jesús Solano Rueda, que cumplieron magníficamente con su cometido acompañando a un Víctor Manuel García Santos que cada año logra superarse, crear escuela e imprimir nuevos matices a su papel como "Jesus".

Junto a ellos, Leticia Miranda Plaza y Gracia María Santos Mota estuvieron, un año más, simplemente inconmensurables en sus papeles de Virgen María y María Magdalena, siendo magníficamente acompañadas por nuestros hermanos Francisco Bonilla y Luís Santos. Por segundo año, también salieron las figuras bíblicas de San Dimas y Gestas, el Buen y el Mal Ladrón, que seguían a Jesús con el brazo trasversal de la cruz sobre sus hombros y custodiados por los sayones. Tras los jóvenes de las representaciones figuraban la Cruz de Alzada y los Ciriales precediendo al Santo Lignum Crucis, que fue devotamente portado y con un inconmensurable y sobrecogedor respeto por un nazareno que, tal y como marcan las normas eclesiásticas en vigor, llevaba paño humeral e iba precedido por un camino de luz. Junto a él, y acompañándolo, dos monaguillos (los niños muñidoreshacían sonar sus campanillas, estrenadas este año para anunciar al público la importancia y dignidad de la venerable reliquia. Detrás, el Estandarte Mayor y la Banda de Música de la Hermandad, que acompañaba a Nuestro Padre Jesús Nazareno, ubicado sobre un exquisito monte de flores que como el Iris, las Grisafilias, Picolineas, Anturia Midaris, Rosas Blue Pacific y Limonios han expresamente traídas a los pies de nuestro Sagrado desde Holanda y países asiáticos como Japón y  cuya instalación ha sido supervisada por el Fiscal Andrés Martín y el Vicetesorero Francisco Roldán. Nuestro Sagrado Titular lució la túnica bordada en 1947 por las Monjas de San Carlos, cargando sobre su hombro la cruz de madera y orfebrería plateada realizada en los Talleres Villareal en 2002, las cuales les fueron colocadas por el Albacea y vestidor de "Padre Jesús" Diego Guerrero Aragón .

Detrás, la sección de la Virgen, en la que acompañaba a María Santísima del Mayor Dolor la Banda de Cornetas y Tambores de la Fundación de Nuestro Padre Jesús Nazareno. La imagen lucía en su trono un incomparable exorno floral compuesto por Fresias, Siemprevivas blancas, Limonios blancos, Rosas Bendelas y Lisantum Mariachis montado por los albaceas Cristóbal Vega, José Burgos y Daniel Miranda. Sobre sus sienes, nuestra Sagrada Titular lucía la corona de plata sobredorada realizada en los talleres Santos Campanarios de Sevilla, siendo muy alabado el exquisito pecherín y rostrillo de encaje con los que han dotado a nuestra Sagrada Titular sus Albaceas Ana Farfán Farfán y Francisco Jesús Robles Fernández  En el frontal del trono figuraba el relicario en el que se custodian las reliquias de San Roque y Santo Domingo de Guzmán concedidas por la Santa Sede a nuestra Hermandad expresamente en el año 2008. El paso de nuestra Sagrada Titular por el emblemático Callejoncillo se hizo cuando restaba aproximadamente un cuarto de hora para las 22:00 horas.

A la llegada a la calle Nueva y ante el antiguo Cuartel de la Guardia Civil tuvo lugar el tradicional "Encuentro", que puso un broche de oro a una incomparable jornada. Durante el mismo, nuestros Sagrados Titulares se mecieron ante una multitud entre la que se encontraban los intérpretes de nuestra Semana Santa y el Pregonero del presente año, Jesús Javier Jurado Simón, quien mostró su enorme satisfacción por lo presenciado. Mientras, las Bandas de la Hermandad interpretaban emotivas piezas musicales. Finalmente, las imágenes de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima del Mayor Dolor se dirigieron hacia la Ermita de San Sebastián, donde la procesión se recogió pasadas las 23:30 de la noche.

 

Ver más fotos relacionadas en Galerias de fotos. Fotos cedidas por Artkilla Foto Estudio.

 




Copyright 2017® - HERMANDAD DE NUESTRO PADRE JESÚS NAZARENO
- Todos los derechos reservados -