ARTICULOS
Volver al histórico >>
Imagen Pulse para ampliar >>

LA PARTICIPACIÓN ECLESIÁSTICA EN "EL DÍA DE JESÚS"

Un año más, acabado el Día de Jesús y a punto de comenzar el verano, llega el momento de hacer balance de los días vividos en Hermandad. Es ahora, mientras nos apresuramos a guardar, no sin cierta melancolía, las túnicas y trajes de músicos, cuando los hermanos de abajo echamos la vista atrás  y recordamos las mil sensaciones, experiencias y momentos vividos en los que son para nosotros los días más esperados del año. Han sido jornadas en las que tanto el gozo como el trabajo se han mezclado a la par. El esplendor de nuestras Fiestas, el olor a flores e incienso y los ecos de músicas y cohetes ni pueden ni deben hacer que olvidemos ese otro aspecto trascendental que contribuye a dar un auténtico sentido y significado a nuestra gran celebración anual de Gloria. La liturgia, la Palabra de Dios y los encargados de proclamarla dotan al Día de Jesús de un espíritu auténticamente cristiano y de Hermandad, especialmente si entendemos el verdadero significado de esta última palabra, que no es si no el de una asociación de fieles inscrita en la Iglesia Católica y que forma parte integrante de nuestra comunidad parroquial.

Y es que no podemos olvidar que lo que hemos celebrado los pasados días  20 y 21 de junio, el tradicional Día de Jesús, no es si no una forma de hacer presente una Acción de Gracias hacia nuestro Sagrado Titular por lo que tenemos y lo que somos. Una fiesta que desde el año 1917 tenía lugar en Alhaurín el Grande en la Octava del Corpus y que actualmente se celebra el sábado y domingo después de la Solemnidad Eucarística.

Durante toda la semana anterior a nuestra gran festividad de Gloria, los hermanos y fieles de la localidad nos hemos preparado para vivirla con el tradicional Triduo. El lunes, martes y miércoles, los tres días de celebración, la Eucaristía fue precedida de una Solemne Exposición y Adoración del Santísimo realizadas en Honor a nuestro Sagrado Titular y a la festividad  del Sagrado Corazón de Jesús, desde hace muchos años se encuentra unida a los cultos de Nuestro Padre Jesús Nazareno.

La Solemne Eucaristía celebrada en la Parroquia de Nuestra Señora de la Encarnación de esta localidad y los demás actos litúrgicos oficiados en estos días vienen a ser una manera de expresar el fervor y la veneración que esta Hermandad siente por Nuestro Padre Jesús Nazareno, así como nuestra particular Acción de Gracias hacia él. Cabe señalar de forma notoria como estos actos religiosos han sido presididos  por los Reverendos Padres Agustinos Recoletos, responsables de la acción pastoral de nuestra Parroquia, a quienes agradecemos su participación y buen hacer en todo lo concerniente al aspecto pastoral y cultual.

De igual modo esta Hermandad quiere agradecer al Delegado de Hermandades y Cofradías de la Diócesis,  el Reverendo Don Felipe Reina Hurtado, su presencia entre nosotros en la Solemne Eucaristía del domingo. Una celebración en la que en gesto poco frecuente y digno de mención el también Canónigo de la Catedral quiso acompañarnos por segunda vez con el buen hacer humano y pastoral que caracterizan, demostrando la sensibilidad y el apoyo de la Diócesis hacia nuestras fiestas

Sirvan por tanto estas líneas para mostrar el cariño, el respeto y el agradecimiento sincero y auténtico que esta Hermandad siente por la cooperación que cada año brindan tanto la Diócesis, como la Parroquia y toda la comunidad cristiana de Alhaurín el Grande, que han demostrado en todos los actos, tanto litúrgicos como desfiles y traslados procesionales,  la atención y el respeto que las fiestas en Honor de nuestro Sagrado Titular merecen.

 

 




Copyright 2017® - HERMANDAD DE NUESTRO PADRE JESÚS NAZARENO
- Todos los derechos reservados -